El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF, manifiesta su preocupación por la situación que están viviendo niños, niñas y adolescentes inmigrantes en las localidades de Colchane y Huara, en la región de Tarapacá, y pide al Estado garantizar y proteger sus derechos, cumpliendo de esta manera con los tratados internacionales suscritos por el país.

Los desafíos que vive América Latina, en particular Venezuela, agravada por los efectos económicos y sociales derivados de la pandemia, ha generado una ola migratoria por pasos fronterizos no habilitados, bajo condiciones de extrema vulnerabilidad y precariedad que afectan en especial a los niños, niñas y adolescentes.

La Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) establece la primacía de los derechos del niño en el contexto de la migración internacional, y la obligación de los Estados de implementar medidas integrales y que consideren en particular la protección de niños, niñas y adolescentes migrantes, sin distinción producto de su nacionalidad o el estatus migratorio de estos o de sus padres o cuidadores.

De acuerdo con los estándares internacionales, el interés superior del niño debe guiar las políticas migratorias y todas las decisiones que se adopten en relación con cada niño, niña y adolescente migrante. Tales como conceder o denegar las solicitudes de entrada o residencia en un país, en las decisiones relativas a la aplicación de las leyes de migración y las restricciones de acceso a los derechos sociales por parte de los niños o sus padres o tutores, y las decisiones referentes a la unidad familiar y la guarda de los hijos.

UNICEF ha señalado en reiteradas oportunidades que las normas migratorias deben contemplar mecanismos de protección integral a niños, niñas y adolescentes.

Texto e imagen extraídos de: https://www.unicef.org/chile/comunicados-prensa/unicef-pide-proteger-ninos-ninas-y-adolescentes-inmigrantes