Allí fueron asesinados el ex Ministro de Defensa José Tohá González, el profesor de la Facultad de Ciencias y Artes Musicales de la Universidad de Chile, militante del MIR y padre de dos hijos Gonzalo Marcial Toro, desaparecido, el conscripto de la FACH Rodolfo González Pérez, de 19 años, desaparecido, el tornero y militante del MIR Luis Arias Pino, y el obrero agrícola Ramón Augusto Muñoz.

El subterráneo del ex Hospital Militar de Santiago, actual Hospital Metropolitano, fue declarado sitio de memoria en virtud de las violaciones a los derechos humanos ocurridos en el lugar durante la dictadura militar.

La resolución fue publicada el fin de semana en el Diario Oficial y apunta al centro clandestino de detención que funcionaba en el lugar.

La declaratoria fue solicitada al Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) en 2017 por Ximena Beatriz Canales Fernández, reconocida como víctima por la Fundación Salvador Allende G. de España, y refrendada el año siguiente por la entonces ministra de Salud, Carmen Castillo.

“La declaración del sitio como Monumento Histórico constituye un acto público de reparación a las víctimas y en particular a la Sra. Ximena Canales y su hermano Rodrigo, quienes con 7 y 8 años de edad respectivamente, estuvieron detenidos en el lugar junto a su padre, que fue torturado en este sitio”, indica el Diario Oficial.

Operativo

Según el Diario Oficial, en el ex Hospital Militar funcionó la sección de logística y de inteligencia del Comandos de Acción Jurisdiccional de la Seguridad Interior (CAJSI) Este, dependiente del comandante de los Institutos Militares. La sección logística se instaló en la infraestructura hospitalaria, en tanto la de inteligencia se instaló en el subterráneo del sector de informática. Se estima que como centro de detención estuvo operativo entre los años 1973 y 1974, al momento que se constituye la Brigada Sanitaria de la Dirección de Inteligencia Nacional.

En el año 2015 las autoridades del actual hospital reconocieron que en dicho inmueble fueron cometidos hechos y situaciones atentatorias a los Derechos Humanos, situación por la cual instalaron una placa en el hall de acceso al recinto.

Al sitio se accede por el sector antiguo del Hospital, en la sección de informática. Corresponde a un recinto que en planta tiene 7,77 m x 15 m, donde se identifican diversas salas que conservan diversos vestigios del sitio, tales como rastros de estructuras de fierro adherido a los muros, bisagras de rejas en la entrada del sitio y marcas de estructuras de servicios sanitarios, así como una bodega bajo las escaleras y tableros eléctricos.

En el lugar, agentes de Estado cometieron violaciones a los derechos humanos reconocidas por el Informe de la Comisión Nacional de Prisión Política y Tortura y por los Tribunales de Justicia, que acreditaron el uso con fines represivos de las instalaciones.

Allí fueron asesinados el ex Ministro de Defensa José Tohá González, el profesor de la Facultad de Ciencias y Artes Musicales de la Universidad de Chile, militante del MIR y padre de dos hijos Gonzalo Marcial Toro, desaparecido, el conscripto de la FACH Rodolfo González Pérez, de 19 años, desaparecido, el tornero y militante del MIR Luis Arias Pino, y el obrero agrícola Ramón Augusto Muñoz.

En sesión ordinaria de fecha 27 de marzo del año 2019, el Consejo de Monumentos Nacionales, acordó aprobar con 11 votos a favor y una abstención, la solicitud de declaración y pedir a la Ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio la dictación del decreto que declare Monumento Nacional, en la categoría de Monumento Histórico, del Sitio de Memoria Centro Clandestino de Detención Subterráneo ex Hospital Militar de Santiago.

Fuente: El Mostrador