Abriendo Caminos Tarapacá: ¿Cuáles son nuestras expectativas?

Un gran hito de inicio tuvo el el programa Abriendo Caminos 2018 de SERPAJ Tarapacá, que junto a 110 beneficiarios del programa, realizaron una jornada familiar al interior del recinto penitenciario de Alto Hospicio.DSC09028

La iniciativa financiada por el Ministerio de Desarrollo Social y ejecutada por SERPAJ- Chile, tiene como objetivo acompañar e intervenir a niños, niñas y adolescentes que cuentan con un adulto significativo privado de libertad.

Un total 125 personas, sumando a los trabajadores y trabajadoras de SERPAJ, MIDESO y Gendarmería de Chile, participaron de la actividad que partió por presentar al equipo de profesionales de SERPAJ que trabajará con las familias en un salón decorado con consignas que buscaban  generar un espacio íntimo y vinculante de familias con adultos significativos privados de libertad, para dialogar en torno a las expectativas de este año.

DSC09114

Para el coordinador del Programa,Felipe Aguilar, esta actividad tiene un significado importante en la visibilización de las familias y el contexto, dado que es una realidad no ajena a la sociedad, “nos permite poder generar mayores espacios de vinculación entre personas privadas de libertad con sus familias y con nuestro equipo de trabajo con la finalidad de poder generar espacios interventivos de calidad , significativos y con un primer vínculo de confianza de parte de las familias , personas privadas de libertad e instituciones de la red social”, comentó

Durante la jornada se realizó además la dinámica del árbol, en donde las familias en un espacio de 20 minutos escribieron en manzanas de cartulina las expectativas que tienen en relación al Programa, arbol lleno de esperanzas que luego se compartió en un plenario “Dialogamos en torno a los objetivos que nos propondremos como equipo ejecutor en base a las expectativas mencionadas por las familias junto con ello, uno de los internos verbalizó sus propias
expectativas ligadas al compartir más en familia y en el apoyo con sus hijos y su pareja” agregó Aguilar.

La actividad cerró con una convivencia y show de payasos a cargo de los propios internos de recinto penitenciario, incluyendo bailes, piñatas y premios sorpresas.
“Las personas privadas de libertad tanto como sus seres queridos, tienen derecho a tener un espacio de sana convivencia entre ellos, es parte de nuestra misión institucional hacer partícipes a los beneficiarios del Programa de sus propias acciones, co-construyendo una sociedad inclusiva, creemos firmemente que este es el camino para la construcción de una sociedad respetuosa y comprometida que propenda a una cultura de la paz”, concluyó.