#45añosdelgolpe

El 11 de septiembre, la moneda despertó con los ojos morados, víctima de la traición y la avaricia, la segregación, la ignorancia, la tortura y la indolencia.
El hombre de la paz cayó al suelo y con él, murió el pueblo. Tres mil inocentes bañaron de rojo las veredas, el mar y las arenas.
45 años de silencio no encuentran calma en los corazones heridos, de aquellos que marchan aún sosteniendo en las manos un rostro en blanco y negro.
El 11 de septiembre, la Moneda despertó con los ojos morados, y la joya del pacífico no pudo sacudirse los cañones; la promesa de igualdad, justicia, pan y libro agonizaba en los cuarteles, mientras la poca humanidad restante, recluida asumía la defensa de los vulnerados.
La esperanza enfrentaba la violencia con paz, la resistencia creía en la desobediencia y la juventud en la democracia.
45 años después aún queda espacio para la violencia, el silencio es el resabio de la tortura y la impunidad, el pase libre de la indolencia
El sueño de un proyecto social de pan, libro, libertad justicia y verdad
no olvida, pero avanza de la mano de la paz.

Pasó hace 45 años, pero desde entonces las víctimas esperan justicia, reparación y verdad. ¿Cómo podemos alcanzar la reconciliación si al año 2018 aún se escuchan discursos de odio? Protejamos la memoria, para construir con amor, desde ella. La justicia y el respeto son esenciales para la paz y la paz es el camino

#11deseptiembre #45añosdelgolpe #lapazeselcamino