• Home »
  • Noticias »
  • A 18 años de la partida del “Cardenal del Pueblo” su mensaje sigue vigente

A 18 años de la partida del “Cardenal del Pueblo” su mensaje sigue vigente

CardenalRSH

 

El domingo 9 de abril, en SERPAJ Chile conmemoramos la partida del Cardenal Raúl Silva Henríquez, hoy recordado y homenajeado como el Cardenal del Pueblo. Fue el 25 de mayo de 1961, cuando el Papa Juan XXIII le nombró como arzobispo de Santiago al obispo de Valparaíso, Raúl Silva Henríquez, ante la sorpresa de la opinión pública que no lo consideraba entre los favoritos para suceder al cardenal José María Caro. Sólo un año después, en febrero de 1962, el mismo Papa lo nombraba Cardenal

A partir de ese momento y durante 20 años, el cardenal Raúl Silva Henríquez debió afrontar una de las épocas de cambio más traumáticas de nuestra historia, marcada por sostenidas demandas sociales y la polarización ideológica en el contexto de Guerra Fría. Estas disputas en conjunto a la intervención de Estados Unidos culminaron con el golpe de Estado y la posterior dictadura de Augusto Pinochet. En este difícil contexto histórico, el cardenal Silva Henríquez, cuyo pensamiento siempre estuvo marcado por su apertura al diálogo, se constituyó como la voz de los más desamparados; asimismo supo llevar a cabo su obra social como promotor de instituciones en beneficio de los sectores de extrema pobreza.

Su sensibilidad quedó reflejada en un texto llamado “Mi sueño de Chile”, donde señalaba: “Quiero que en mi país todos vivan con dignidad. La lucha contra la miseria es una tarea de la cual nadie puede sentirse excluido. Quiero que en Chile no haya más miseria para los pobres. Que cada niño tenga una escuela donde estudiar. Que los enfermos puedan acceder fácilmente a la salud. Que cada jefe de hogar tenga un trabajo estable y que le permita alimentar a su familia”.

En virtud de haber cumplido la edad límite para ejercer el arzobispado, el cardenal Silva presentó su renuncia al papa Juan Pablo II, la cual fue inmediatamente aceptada. Entregó su cargo a Juan Francisco Fresno Larraín el 10 de junio de 1983. En los años posteriores se mantuvo bastante alejado de la vida pública; luego de escribir su Testamento espiritual en 1992, y de realizar sus últimas apariciones en 1993, como cuando celebró en Punta de Tralca la misa de Semana santa, se retiró definitivamente al empezar a sufrir la enfermedad de Alzheimer, a los 86 años.

Monseñor Raúl Silva Henríquez falleció el 9 de abril de 1999. Tenía 91 años. Se le rindieron los máximos honores de estado, con un funeral donde fue acompañado por miles de personas. Sus restos yacen en la cripta arzobispal de la Catedral Metropolitana de Santiago. El día de su funeral, miles de personas corearon en las calles: “Raúl, amigo, el pueblo esta contigo”; un espontáneo y verdadero testimonio del sentimiento de los chilenos respecto de la obra de este cardenal.

Desde su muerte, muchos pedían su santidad. En 2007, con motivo del centenario del natalicio del cardenal, la presidenta de la República, Michelle Bachelet, valoró la figura del cardenal y pidió que se introduzca la causa de beatificación. Todavía está en espera y cuyo actor del proceso es la Fundación Silva Henríquez.

El 12 de octubre de 2016 se estrenó en UCV Televisión el documental “El cardenal del pueblo” donde se aprecia testimonios inéditos de su personalidad. El año anterior el equipo de dicho documental tuvo una visita especial con el Papa Francisco que tuvo un testimonio sobre Raúl Silva Henríquez y pone sus esperanzas para que se abra el proceso de beatificación.11