Residencia André Jarlán de SERPAJ Coquimbo recibe aportes de Farmacia Doctor Simi

3Propiciar la inclusión y el reconocimiento de niños, niñas y jóvenes (NNJ) como sujetos de derecho, es una de las labores permanentes de Servicio Paz y Justicia, SERPAJ Chile, a nivel nacional. Y es así como la Residencia Padre André Jarlán en Coquimbo, trabaja además para impulsar la inclusión de NNJ con discapacidad cognitiva severa y que han sido vulnerados gravemente en sus derechos.

En el esfuerzo permanente por visibilizar dicha labor a diversos actores de la sociedad, la Residencia recibió por segunda vez la visita de los y las trabajadores de la Farmacia del Doctor Simi de la IV Región, quienes además de realizar una once y actividades recreativas con los niños, niñas y jóvenes, entregaron una donación en dinero que permitió proveer a los 20 beneficiarios la ropa necesaria para comenzar el año escolar. Entre los productos adquiridos se cuentan zapatillas, buzos, poleras, chaquetas, entre otros artículos de uso personal.

En este sentido, Evelyn Sandivari directora de la Residencia, destacó y agradeció la visita de los trabajadores y la empresa, puntualizando que “es de suma importancia realizar un trabajo colaborativo vinculándose con entidades externas, pues nos permite visibilizar no sólo los principios en que se sustenta nuestro trabajo como SERPAJ, sino también, en nuestro caso específico, propiciar la inclusión de la temática de discapacidad cognitiva, a la sociedad en su conjunto”.2

Sandivari explica que este es el segundo año que reciben la visita y aporte de parte de los trabajadores y empresa Farmacia Doctor Simi, permitiendo el 2016 proveer a los NNJ de ropa de invierno y medicamentos que requieren para sus tratamientos. “Desde ese momento en que  nos visitaron, se produjo un lindo encuentro con los niños. El amor que los trabajadores demostraron les permitió comprometerse para futuros encuentros y aportes” agregó la directora.

Es así como la vocación de servicio que impulsa SERPAJ Chile, a través de sus trabajadores, es uno de los sellos que marcan el quehacer cotidiano de los proyectos ejecutados, y que en el caso de la Residencia Padre André Jarlán permite el trabajo integral con 20 niños, niñas y jóvenes entre 7 y 19 años con discapacidad cognitiva.