Sin memoria, no hay justicia: recordando a Omar Venturelli Leonelli

 venturellihijaOmar Venturelli Leonelli era profesor de Pedagogía en la Universidad Católica de Temuco. Ex-sacerdote, miembro del grupo «Cristianos por el Socialismo», su  fe cristiana lo había conducido a la defensa de los derechos de los campesinos Mapuche.

En virtud de las normas del Estado de Sitio, con 31 años, fue detenido el 25 de septiembre de 1973 en el Regimiento Tucapel de Temuco, lugar al que se presentó voluntariamente  luego que fuera requerido, por intermedio de radio Cautín, a acudir a dicha unidad. Al día siguiente, fue trasladado a un anexo especial para detenidos políticos, habilitado en la Cárcel Pública de Temuco , desde donde desapareció el 4 de octubre de 1973.

15-podlech-roma1La Fiscalía Militar Letrada de Cautín, a cargo del latifundista, abogado y  miembro del grupo de extrema derecha Patria y Libertad, Óscar Alfonso Podlech Michaud, se le imputa ordenar torturas y definir el destino de prisioneros políticos después del golpe militar

Podlech firmó, con fecha 4 de octubre de 1973,  el oficio Nº 52 en el cual afirmó que Venturelli fue “dejado en libertad con fecha 3 de octubre de 1973”, aún cuando nunca más se supo de su paradero.

Se sospecha que tanto la ejecución extrajudicial de seis prisioneros en Temuco, como la desaparición de Venturelli y otros dos detenidos, tuvo  que ver con el paso de la Caravana de la Muerte  del general Sergio Arellano Stark.

ilmionomeCon fecha 24 de octubre de 1980, se sobreseyó total y definitivamente  la causa en virtud del Decreto Ley de Amnistía de abril de 1978. Sin embargo, una querella por los delitos de secuestro, torturas y asociación ilícita se presentó en contra del ex fiscal militar  y actual académico universitario. A raíz de ello,  Alfonso Podlech estuvo detenido 3 años en la prisión de Rebibbia (ubicada en las afueras de Roma, Italia). Pese  a que arriesgaba cadena perpetua,  fue absuelto por el caso en 2011 y retornó a Temuco.

El caso motivó a  los realizadores italianos Laura Bastianetto y Gabriele Bròcani a realizar, en 2014, el documental “Mi nombre es Omar”, que relata la fatídica historia de Venturelli y los esfuerzos de su señora e hija por lograr la anhelada justicia.