DECLARACIÓN: Sobre el Día de los Derechos Humanos

La conmemoración del sexagésimo sexto aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos nos sorprende con  los sentimientos encontrados, resultado de lo que hemos recogido en estos días, a partir de las evaluaciones que han tenido lugar en diversos foros realizados y en base de los informes anuales que Organismos especializados en DD.HH., han dado a conocer.

Por una parte, aflora que a lo largo de este período, de 66 años, se ha generado un proceso de concientización y sensibilización en lo referente a los derechos de toda persona y como contrapartida a las violaciones practicadas por diversos estados, bajo excusas de tipo ideológico. Específicamente se ha producido un rechazo en lo referente a la esclavitud, a los totalitarismos y a sus repercusiones en lo referente de los derechos ciudadanos..

Pero, por otra parte, precisamente emerge, en este aniversario, la horrible masacre de Ayotzinapa, como un paradigma, como un grito angustioso que denuncia los genocidios que acontecen  en diversos países, donde la vida humana se sacrifica por objetivos económicos, expansionistas y raciales.

En los diversos actos convocados para celebrar este Aniversario, sea con marchas en torno a la Moneda, sea con diversos seminarios se nos hace patente que surge en forma reiterativa un vocablo  que apunta a nuestra realidad nacional y que es: “Tortura”. Es importante destacar que ahora tiene una connotación más profunda y más amplia que la referida a las prácticas  empleadas en los centros de la policía, ya que se vincula a la pobreza, a la violencia intrafamiliar, a los niños vulnerados, a la discriminación.

Una de las experiencias que se han llevado a la práctica a lo largo del país, ha sido la implementada por el Servicio Paz y Justicia, Serpaj Chile, en la así denominada “Travesía del Libro de la Paz” que culminará este jueves en la Plaza de La Victoria en Valparaíso.

Nuestros niños, reunidos en las plazas principales de diversas ciudades, nos han enseñado que los derechos humanos deben ser mirados con visión de futuro, en una vivencia de paz que permita correr y jugar  con alegría y saber compartir solidariamente. Por sobretodo, luchar por tener hoy, un espacio, donde juntos con sus compañeros,  puedan idear sus sueños de paz.

                                                           Servicio Paz y Justicia.