Serpaj Aysén invita a reflexionar sobre el Día del Niño: ¿Celebración o Conmemoración?

El segundo domingo del mes de agosto, se celebra en nuestro país el día del niño. Pero más allá de su carácter comercial, en esencia, -y es de lo que estamos convencidos- este día pretende crear conciencia en la población, sobre la real situación en que se encuentran todos los niños y las niñas de nuestro país y nuestra región. Para esto, tenemos que contextualizarnos en la siguiente pregunta: ¿Por qué esto del día del niño?

 En el año 1952, a propósito de las horrendas desigualdades y maltratos que sufrían millones y millones de niños y niñas en el planeta, la Organización de Estados Americanos (OEA) junto con UNICEF, redactan la “Declaración de Principios Fundamentales del Niño”. Dos años mas tarde, la Asamblea General de la ONU, aprueba lo que se llamó el “Día Universal del Niño”.

 Luego de esto, tuvieron que pasar 30 años para que en la misma asamblea se aprobara lo que hoy se conoce como la “Convención Internacional sobre los Derechos del Niño”. Adhiriendo nuestro país en el año 1990.

 Durante estos últimos días, mientras las grandes tiendas literalmente hacen “caja”, vendiendo juguetes como si fuera navidad y los restaurantes de comida chatarra preparan sus menús llenos de papas fritas, helados y cajitas felices; según cifras de UNICEF, 238.187 niños y niñas chilen@s no tienen derecho a gozar de esta fiesta, ya que se encuentran en situación de extrema vulnerabilidad, trabajando en contextos de desprotección y explotación como el comercio ambulante, cargando camiones, picando leña, limpiando nieve, etc.

 Por otra parte, estas cifras de niños y niñas que no tienen derecho a celebrar su día con cajita feliz, se multiplica por un número indefinido, si tomamos en cuenta a aquellos/as que viven en situación de pobreza o exclusión.

 Estos niños y niñas, chilenos y chilenas, son parte de los 246 millones de niños en el mundo que no conocen sus derechos, ni saben que internacionalmente existe su día, porque están ocupados, trabajando hasta 14 horas diarias, muchos de ellos en condiciones peligrosas como la minería, agricultura, con pesticidas o elementos químicos, o manipulando maquinaria peligrosa; otros tantos trabajando como sirvientes o, lo más terrible, siendo explotados sexualmente por inescrupulosos adultos.

 Por lo anterior, como Servicio Paz y Justicia región de Aysén, dejamos abierta la invitación a reflexionar sobre el verdadero sentido del día del niño; resaltando los valores de la Paz y la Solidaridad; recordando que según datos entregados por UNICEF, hasta hoy ya van más de 400 niñ@s Palestinos muertos y 2.500 heridos en el conflicto con Israel. Cabe entonces preguntarnos: más allá de los regalos y las caritas pintadas de nuestros hijos, hijas, sobrinos o sobrinas; este día ¿es una celebración o conmemoración? y ¿es realmente de todos los niños y niñas?    

 

 “Para alcanzar la verdadera Paz en el mundo tenemos que comenzar con l@s niñ@s”

Gandhi